El hombre y el niño ~ Mónica Gómez

Un relato tan breve como tocante en el cual Mónica nos describe una situación familiar con muy pocas palabras.

El hombre y el niño

Sólo un niño y un hombre. Nadie más en esa casa desierta de amor y calidez. El hombre recostado sobre el sillón sorbe su pipa con displicencia, como si fuera un trozo de cartón. El niño, a sus pies, juega con un par de autitos descascarados. Se diría que un halo de misterio envuelve la escena. ¿Quiénes son? ¿Por qué exudan esa soledad tan agria que hasta llena el aire de sinsabor?

Una esposa y madre muerta es lo primero que se piensa. Pero el dolor tiene muchas formas y el sufrimiento de la muerte cobija una resignación que ayuda a superarlo. No, no está muerta. Vivió en la mentira hasta que no pudo más. Nunca pudo, pero llegó un instante en que se derramó y salió de la casa sin nada, para no volver. No podía ni quería seguir mintiendo. Ni la imagen de su hijo la devolvió a ese lugar. Su mente, su corazón, toda ella en definitiva estaba en otro sitio, lejos de esa asfixia y de esa cotidianeidad absurda que nunca había digerido.

Al cabo de unos años, se acostumbraron y ya sólo se necesitaban mutuamente. El hombre se inclinó hacia el niño y con un gesto tosco, le tocó los cabellos. La criatura se dio vuelta para mirarlo, con una sonrisa abierta y amplia que hablaba por sí sola.

Mónica Gómez

If you liked this page, follow us on Facebook, like us, and give us your comments. Your comments make us grow, thank you.

Si te gustó esta página, síguenos en Facebook, dános un like y tus comentarios. Tus comentarios nos hacen crecer, gracias.