El cajón de la basura II ~ Mónica Gómez

La necesidad de sentirse amado nos puede llevar a situaciones peligrosas. En esta segunda parte, Mónica nos da indicios sobre quién puede haber sido la persona que cometió el crimen. Sin embargo, habrá que esperar hasta la semana próxima para el desenlace.

El cajón de la basura II

Si no has leído la primera parte, ve aquí primero: El cajón de la basura I

Segunda Parte

-Lo escucho –dijo el oficial a Pedro.
-Bueno, yo tengo una excelente relación con mi ex mujer –comenzó. Nos encontramos regularmente un par de veces a la semana.
-¿Tienen relaciones sexuales?

Pedro le explicó que justamente fue ése el motivo de la separación. Se había terminado la pasión entre ellos. Agregó que esa mañana, él llegó a las 7.30 y él mismo preparó el desayuno mientras Gisela se daba un baño y se arreglaba para ir a trabajar. Pedro había partido a las 8.30 para entrar a su oficina a las nueve. Hablaron de los trabajos de ambos y Gisela le contó de un muchacho con el cual estaba saliendo.

-Ah, ¿si? –se mostró interesado el oficial-. ¿Qué le contó?
-Que estaban saliendo desde hace un par de meses. Ya me había dicho cuando se conocieron. Hoy me contó que las cosas no andaban muy bien –dijo preocupado.
-¿En qué sentido?
-Me contó que este hombre tiene algunas actitudes un poco agresivas.
-¿Le dio detalles?
-Bueno, me dijo que la semana pasada tuvieron una discusión mientras él la traía a casa en el auto y de golpe frenó y le gritó que se bajara y la dejó en medio de la calle.
-¿Algo más le contó?
-No... bueno, dijo que después la llamó y le pidió perdón. Pero –miró al oficial con cara de preocupación- ¿no habrá sido él que le hizo algún daño?
-Eso lo descubriremos, no se preocupe. Una última pregunta: ¿cómo se llama este nuevo novio de Gisela?
-Germán. No sé más que eso.

Paralelamente, en la sala contigua, otro oficial tomaba declaración a Lucía. Le preguntaron sobre la relación entre Pedro y su hermana y ella afirmó que eran como hermanos, se querían mucho y de hecho, para ella, seguía siendo su cuñado. También indagaron sobre Germán.

-No sé demasiado. Bueno, mi hermana es muy privada con sus cosas. Me contó que lo había conocido, que salían, pero no mucho más. Ay oficial, por favor, ¡búsquenla!
-Es lo que estamos haciendo, señora, no se preocupe.

Al cabo de una hora, el comisario los llamó a los dos diciendo que tenía malas noticias. Se trataba de la mujer que había encontrado Andrés en la basura. Lucía y Pedro fueron a la morgue a reconocerla. En efecto, era Gisela aunque estaba tan golpeada y herida que Lucía conoció más la ropa que el rostro desfigurado de su hermana. “¡Prométame que encontrará al culpable!” –gritó Pedro mientras Lucía no paraba de llorar.

...

Continúa con la tercera y última parte aquí: El cajón de la basura III

Mónica Gómez

If you liked this page, follow us on Facebook, like us, and give us your comments. Your comments make us grow, thank you.

Si te gustó esta página, síguenos en Facebook, dános un like y tus comentarios. Tus comentarios nos hacen crecer, gracias.