La esencia del amor ~ Marilú Zanella


"No podemos ocultar lo inevitable, ni esconderlo, ni negarlo... Todos padecemos de lo mismo como necesidad fisiológica, racional, irracional o por lo menos es, un estado que nos hace recordar que aquí estamos. Por mucho intentar de no sentir; es cuando más lo necesitamos."

La esencia del amor

Pasa que no concibo dar amor a pedazos.

El amor no es una galleta que dulcifica solo cuando te la comes y por unos momentos te sacia el hambre sin querer comer más porque engorda.

El amor es el estado más puro, más sublime, el amor es Dios mismo en su transformación. Ni las religiones pueden con el amor por que les rebasa su ideología, ni los creyentes ni devotos pueden porque el orgullo les gana, ahí esta la incongruencia y la falsedad.

Amor es Dios hasta para los ateos, porque sin ese amor ni siquiera podrían quererse a sí mismos y lo buscan, lo encuentran, le hacen el amor mismo a su literatura científica porque adoran su amor propio.

No creo en el amor a ratos.
Y donde nadie me vea.

Finalmente amas a su extensión como tu extensión misma, porque sin él, no seríamos lo que somos en la célula donde vivimos.

Para algunos el amor es debilidad, no lo demuestran porque son cobardes, no muestran ese amor más que con disfraz, los mustios, los duros, los indiferentes, son los escondidos de su propia masacre e infelicidad, su mejor cuento es la culpa del otro por la propia tragedia.

Sin percatarse que su amor lo tienen en un baúl con candados esperando a otro que lo venga a martillar.
Y ese será su cuento del nunca acabar.

De lo que no se dan cuenta o niegan es que son engendrados de amor, son semilla de amor, son amor encarnado que respira, que vive, que siente, que al final su propia piedra la reviven con un halo de esperanza de amor, el que pide a gritos regrese de su ausencia.

Que le remueva una y otra vez las fibras que le hace temblar, que le hace ruido en la cabeza, donde pierde la razón y mariposea en sus adentros.

Y la prueba más fehaciente del amor puro es la caricia sutil de un recién nacido, cuando tu llegaste a tierra incluso por consecuencia; es lo que te mueve en estos días amanecer, tener ganas de vivir, de abrazar, de sonreír y de quererte a ti sin fronteras a menos que tu te ames encadenado a la propia mancha voraz de un pensamiento oprimido por tu orgulloso amor.

Marilú Zanella

If you liked this page, follow us on Facebook, like us, and give us your comments. Your comments make us grow, thank you.


Si te gustó esta página, síguenos en Facebook, dános un like y tus comentarios. Tus comentarios nos hacen crecer, gracias.