Herencia oscura II ~ China Contino


Aquí está la segunda parte de “Herencia Oscura”, y hoy la presentamos junto con su desenlace. La China Contino así logra nuevamente cautivarnos y llevarnos al submundo de las pesadillas, de los sueños, de lo inexplicable.
Advertencia: el contenido del relato podría resultar de carácter impresionable para algunas personas.

Herencia oscura ~ Segunda Parte

Si no leíste el principio, puedes leerlo aquí: Herencia Oscura ~ Primera Parte

Eliseo iba poco al colegio y sus amigos notaban en él mucho desapego y falta de interés por todo. Hebe estaba triste y sus dibujos iban perdiendo el color y la alegría que siempre les daba. Hebe sentía algo más que amistad por Eliseo aunque jamás lo dio a entender. Bruno pensaba que Eliseo estaba agotado por tanto trabajo y estudio y no sabía cómo manejarlo.

Nicolás veía que su hijo estaba distante y atribuía esta indolencia a que en dos semanas cumpliría sus dieciocho años. Edad de cambios pensaba Nicolás. A veces se sentía culpable por esa orfandad a medias de Eliseo. Lucía, la hermana de Nicolás, se había ocupado mucho de Eliseo cuando Nora se fue, pero vivía en Palermo y ahora no venía tan a menudo. Lucía tenía un kiosco y cuando visitaba a su hermano y a su sobrino dejaba una bolsa con muchas golosinas que Eliseo saboreaba antes de ir a dormir. Nicolás llamó a Lucía para pedirle ayuda. Tal vez una mirada femenina captaría algo que él, Nicolás, no alcanzaba a comprender.

Comenzaron los exámenes finales y a pesar de su falta de estudio, Eliseo trató de esforzarse para aprobar los que más pudiera. Notó a sus amigos preocupados por él y se mostró un poco mejor con ellos. Ese día fueron los tres a comprar gaseosas y papas fritas para festejar el encuentro. Hebe le preguntó si le gustaría ir al cine o a caminar y Eliseo contestó evasivamente que tal vez otro día, la semana siguiente sería mejor.

Por la noche pensó en sus amigos, pensó en Hebe y sintió que siempre le había gustado pero guardó ese sentimiento para más adelante cuando sus pesadillas se alejaran.

El sábado por la tarde decidió hablar con el Padre Juan quien conoció a Nora muy bien y Eliseo necesitaba respuestas.
Esperó media hora hasta que el cura pudo recibirlo.

- “¿Cómo está Padre Juan? Quisiera hacerle unas preguntas”
- “Claro Eliseo, pero de lo ocurrido hay varios sospechosos de una secta y aún…”
- “No, Padre”, interrumpió Eliseo.” Quiero saber sobre Nora Krauss, mi madre.”
- “Los primeros años de casada, Nora fue muy devota y luego comenzó a espaciar su asistencia a misa como hace tanta gente”
- “Padre Juan, siempre hubo rumores sobre Nora, que sus padres eran…
- “Eliseo, no sé nada de eso, son habladurías malsanas…”
- “¿Cómo era Nora, Padre?”
- “Bueno, era una buena madre y una buena esposa pero al cabo de unos años cambió y se volvió huidiza, desconfiada y bajaba su mirada en mi presencia. Ella los quiso mucho… Disculpa, ya debo irme.”
- “Gracias Padre Juan. Nos veremos pronto”

El Padre Juan miró a Eliseo y rogó a Dios por ese joven tan angustiado.

Eliseo llegó a su casa y se encontró con Lucía que preparaba un rico estofado.

- “¡Tía Lucy! ¿Cómo estás?”
- “¡Hola Eli! Me gustaría verlos más a menudo pero mi trabajo me tiene esclavizada.”
- “¡Pues comamos ese guisito que huele tan bien, tía!”

Nicolás sonreía ante esa escena de cuasi familia que se sentía con la presencia de su hermana ocupando el lugar de Nora. ¡Nora! ¡Qué difícil comprender su partida! Nicolás la amó mucho pero no podía perdonarle que abandonara a Eliseo. Mejor no pensar tanto en eso. Nicolás trató de animarse un poco para no preocupar a Lucy.

Esa noche, Eliseo tuvo sueños horribles y siempre estaba Nora en ellos.

La mañana siguiente decidió organizar su fiesta de cumpleaños. Anotó los nombres de sus amigos a quienes pensaba invitar. ¿Amigos? Se sentía bastante alejado de Hebe y Bruno y los puso en primer lugar, eligió al azar a otros cuatro compañeros del curso que le parecieron los mejores para compartir la reunión. El sábado siguiente se levantó muy temprano para hacer las compras y organizar la fiesta. Desde la noche anterior estaba mareado y sus articulaciones le dolían bastante. Le pareció oir entre sueños, algunos cánticos suaves y murmullos que no entendía bien pero esos sueños fueron espantosos. Consiguió lo necesario para agasajar a sus amigos y compañeros y a mediodía la casa se veía alegre y con todo dispuesto. Eliseo avisó a su padre que necesitaba descansar un rato y se acostó. Las pesadillas lo ahogaban y daba vueltas en la cama sin lograr calmarse. Al fin se durmió. Se despertó y con gran dificultad fue hasta el espejo del baño, estaba pálido y las ojeras marcaban un surco profundo en su rostro. Se duchó, se cambió y sintió una voz que lo arrastraba y apenas pudo resistirse unos minutos...

Llegaron los invitados y Nicolás los entretuvo un rato pero de pronto se oyó un grito aterrador y la voz de Eliseo imploraba:

- “Mamá, mamá…“¡Nora, por favor déjame ir!”

Siguió un aullido y luego silencio.

Todos corrieron y subieron al ático. La puerta estaba cerrada con llave y costó mucho trabajo abrirla. No había luz, apenas un resplandor de velas semi consumidas pero alcanzó para ver a Eliseo abrazado a Nora masticando una rata en una macabra ceremonia inicial…

Fin

China Contino

If you liked this page, follow us on Facebook, like us, and give us your comments. Your comments make us grow, thank you.


Si te gustó esta página, síguenos en Facebook, dános un like y tus comentarios. Tus comentarios nos hacen crecer, gracias.

Disclaimer ~ Terms and Conditions ~ Copyright Notice ~ © Copyright 2017 ElDramaDeAly.com